Siete millones de colombianos no tienen servicio de alcantarillado

elespectador.com
Colombia
7 Mar 2012

Siete millones de colombianos no tienen servicio de alcantarillado y otros cuatro millones no acceden al servicio básico de agua potable, de acuerdo con cifras proporcionadas por Iván Mustafá, viceministro de Agua y Saneamiento Básico, en la edición 55 de Congreso Nacional de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal). A muchos de ellos la tubería les pasa por el frente de sus casas, sin embargo, el líquido no llega al interior de sus hogares porque no tienen cómo financiar los costos de las acometidas, situación que el gobierno pretende cambiar proporcionando 90.000 conexiones intradomiciliarias al terminar el cuatrienio. Esto, más las afectaciones causadas por el fenómeno de la Niña de los últimos años, hace que Colombia ocupe el puesto número 13, entre 21 países, en América Latina y el Caribe, con menos hogares conectados a redes de acueducto y alcantarillado, según información suministrada por la Cepal y el Cepalstat. Indicadores que representa para el país un rezago de más de una década frente a países como Uruguay, Argentina y Brasil. Frente a esta problemática, el gobierno nacional anunció inversiones por el orden de $525.000 millones que serán destinados para reconstruir acueductos y alcantarillados destruidos por la Ola Invernal, de los cuales $110.000 millones se destinarán a municipios del sur del Atlántico. Esto mientras que se avanza en la priorización de proyectos que tendrán un colchón de $4 billones para 2012 y que serán financiados a través de fuentes como el Sistema General de Participaciones, el Fondo Nacional de Regalías y una bolsa de Agua para la Prosperidad, programa que reemplaza a los llamados Planes Departamentales de Agua, los cuales venían del gobierno Uribe y en la era Santos “pasaron a mejor vida”. Los Planes Departamentales de Agua llegaron a su fin debido a que el gobierno Santos decidió que las vigencias futuras no servirían como fuentes de financiación. Este programa fue uno de los proyectos bandera del sector de agua y saneamiento básico del gobierno Uribe, a través del cual se priorizaban $12 billones para la construcción y ampliación de infraestructura. Frente a este cambio de “chip”, Maryluz Mejía de Pumarejo, presidenta de Acodal, expresa su preocupación porque no se invierta los $12 billones anteriormente prometidos, cifra que, según ella, se originó gracias a estudios que evaluaban la necesidad en desarrollar infraestructura para el sector: “Desde el anterior gobierno se habían previsto $12 billones, eso cuando se hablaban de Planes Departamentales de Agua, si bien ahora no se van a ejecutar bajo esté programa sino con Agua para la Prosperidad, seguimos insistiendo en que esa cifra obedece a las necesidades del sector. Hoy el gobierno nos dijo que puede ser que la cifra no sea de $12 billones pero que sí hay $4 billones para 2012 con posibilidades de irlos incrementando en los próximos años, de acuerdo con las necesidades de proyectos estructurales. Sin embargo, quiero ser enfática en poner en blanco y negro que el sector necesita como mínimo inversiones por $10 billones de aquí al 2014”. Frente al anuncio hecho por Mustafá de inversiones por $525.000 millones para reconstruir acueductos y alcantarillados destruidos por las olas invernales de los últimos años, Mejía afirmó que no cree que con esa cifra pueda cubrir todos los daños causados por el invierto. “Sencillamente, en este momento el gobierno identificó una serie de zonas que fueron afectas por la ola invernal. Pero en la medida en que vayamos adelantando en la construcción de esa infraestructura, es que se puede saber si es suficiente o no. Desde Acodal pensamos que es insuficiente”. Mejía advirtió además que “con el cambio climático, el gobierno no ha previsto que también tendremos momentos de sequía, por consiguiente el abastecimiento de las regiones será supremamente precario y ahí vamos a tener que invertir plata, y no la tenemos contemplada. Ahorita todos los recursos están enfocados para la Niña, no para los efectos del Niño”.