Gobierno salvadoreño presenta proyecto para uso sustentable del agua

Prensa Latina
El salvador
27 Mar 2012

El Gobierno de El Salvador presentó al parlamento un anteproyecto de ley general del agua para regular el uso racional y sustentable de ese recurso, una vieja e insatisfecha demanda de la población. Centenares de personas y miembros de grupos defensores de la naturaleza hicieron un marcha en la capital hasta la sede de la Asamblea Legislativa para demandar el cese de la depredación y contaminación del líquido, cuya día mundial se celebra en la fecha. Uno de los líderes de los movimientos de ambientalistas, Ángel Ibarra, aseguró que pese al alto nivel de contaminación de los ríos, el agua continúa siendo un botín de las empresas embotelladoras. El ministro de Medio Ambiente, Hernán Rosa Chávez, explicó que la iniciativa de ley busca regular la gestión de las aguas continentales, insulares, estearinas y marinas en el país. Agregó que el proyecto fue ampliamente consultado e incluye aspectos fundamentales presentados hace seis años por organizaciones sociales. No hay otro país en Latinoamérica que tenga una situación tan crítica como la que tiene El Salvador, expresó Rosa Chávez, quien aseguró que el proyecto atiende a esa situación. El presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, explicó que la iniciativa pasara para su estudio a la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático, e hizo votos porque se le dé un proceso expedito. En su último informe sobre la calidad del agua de los ríos del país, el Ministerio de Medio Ambiente revela que en el 88 por ciento de las muestras tomadas, el resultado es negativo. Las causas están relacionadas con los vertimientos de aguas negras de los centros urbanos y de las aguas empleadas por las empresas, principalmente. El ambientalista Carlos Flores apuntó que desde el año 2000 fue aprobado un reglamento especial para regular la limpieza de las aguas residuales de las industrias y otras entidades, pero no se aplica. Precisó que la adopción de las normas técnicas necesarias para la aplicación de reglamento tardó nueve años y luego las empresas recibieron un período de gracia de tres años más para prepararse para su aplicación. Flores agregó que los intereses de las empresas han intervenido para evadir los costos de descontaminar las aguas que utilizan.